20 de maig 2006

L'inici


A trenc d'alba i vorejant l'impossible és quan neixen petites realitats. El començament de qualsevol projecte és ple d'il.lusions. Començo aquest bloc amb il.lusió!
L'esbós que tinc al cap és farcit de paraules i d'imatges, de textures i de sabors.
Col.laborarà amb mi " la jove artista " de la casa ( així tot quedarà en família ).
Ella il.lustrant els meus continguts i jo interpretant les seves imatges.

Vull pensar que aquesta simbiosi no serà flor de dos dies, sinó un inci de nous diàlegs; diàlegs que sovint estan guardats als cellers foscos de la memòria.
M'agradaria teixir i trenar un nou espai i amb el temps anar-lo matisant amb pinzellades de llum.

18 Comments:

Blogger paloma said...

GOTAS DE ESTRELLAS

Miré al cielo buscando agua para refrescar mi alma y recibieron mis ojos gozosas gotas de estrellas. Camino y miro al cielo buscando en el firmamento, entre esos bellos puntos luminosos y diminutos, la ruta y senda a seguir. Y mientras, me refresco y agradezco esa sensación estrellada del agua bañando mis sueños y mi vida. Siento la necesidad de refrescar, de poner agua a la apelmazada tierra de mi vida y sentimientos, de sentirla correr humedeciendo y empapando mi alma, bodega de semillas y germen que hará brotar y nacer nuevos sueños y nuevas estrellas que lluevan sobre mí.

Me acerco a la montaña y al mar, donde se encuentra el espíritu y la fuerza de nuestra vida, para disfrutar de la maravilla de una mirada tranquila, reposada y plena de preguntas y respuestas que poco a poco van desgranando y acariciando un horizonte más atractivo y vivo para incorporarlo a nuestra vida y hacerlo nuestro, momento a momento y paso a paso. Tanto la montaña como el mar nos proporcionan los mejores sedimentos y la fuerza para acrisolar nuestros momentos de pensamiento y disfrutar de nuestro propio espacio, contacto y encuentro con nuestra alma. Y desde ellos, mar y montaña, miraré la luz de las estrellas esperando su agua reparadora.

La sequedad se va haciendo día a día más cercana. Los ríos fluyen con menor nivel de agua y la tierra siente sed y se queja, se resquebraja y se siente dolida. Al igual que nuestros sentimientos que van quedando sin jugo, sin sabia, sin apenas expresión por falta de agua. Se secan sin remisión y nadie pone recursos ni aporta agua generosa para que reverdezca el jardín de los sueños. Nos hacemos menos soñadores y más viajeros; buscamos sentir menos y disfrutar más; hablamos más y descuidamos nuestros silencios; discutimos más y comunicamos y compartimos menos; potenciamos nuestro ego y olvidamos nuestro yo sencillo y vibrante; buscamos aguas bravías y olvidamos las aguas tranquilas de nuestro propio y profundo manantial que anegamos. ¿Sabemos lo que queremos y hacia dónde vamos? ¿No ocurrirá que anegamos nuestra alma buscando y queriendo tener y poseer y nos olvidamos de ser y de sentir?

Carecemos de agua, la malgastamos y la dejamos correr, sin aprovechar su frescura y la vida que origina a su paso si es usada con prudencia. Olvidamos la vida y los sueños y dejamos de regarlos y vivirlos. Dejamos correr la vida y no la surtimos de agua, produciéndose esas grandes roderas secas que todos seguimos como grandes guías de nuestro mundo. No compartimos vida y agua en dulce riego en nuestro interior. Y no disfrutamos ni llevamos a nuestro paso el agua que dulcifica el camino y descubre sus vericuetos y sus fértiles acuíferos donde obtener los mejores sorbos y la mayor frescura para nuestra vital existencia. No nos ocupamos de poner agua a nuestra vida para que perdure y brote plena y nos gastamos y desgastamos queriendo crecer sin profundizar en nuestras raíces jugosas y revitalizadas por el agua.

El “¡¡Tierra, Tierra!!” de Cristóbal Colón, hoy día hemos de transformarlo en “¡¡Agua, Agua!!”. Nos invade la sequedad y buscamos aguas que calmen nuestra sed, pero descuidamos el agua profunda que protege nuestro crecimiento. Nos agobia el calor y buscamos dónde refrescarnos exteriormente, pero seguimos sin remojar nuestro interior y nuestros sueños. Nos encantan los pantanos y su paisaje y descuidamos nuestro pequeño y arcano pozo de los sueños. Necesitamos agua y sin embargo nos vamos dejando desertizar poco a poco. Perdemos espacios de agua y las fuentes que la producen y nos permiten crecer y brotar. Es preciso recuperar gota a gota, cual kibut, la sabia y la vida para hacer florecer el vergel y el oasis que nos hará sentir siempre el verdor del brote primaveral y perenne de nuestra vida.

Deja que el agua caiga de las estrellas, que te empape y te redima del desierto para que nunca encuentres la sequedad como alimento y como destino. Trabaja para que las gotas de sueños resbalen y penetren en tu alma. Ponlas cauce y comprobarás cómo llega el agua a enraizar y hacer crecer con firmeza tu árbol y tu fruto. Sueña, pues es mejor ser iluso y vivir con ilusión, que un tonto realista que no sabe ni desea arriesgarse para vivir su propia ilusión y la floración de los sueños que desembocan en el mar real, calmado o embravecido, donde hay que navegar y disfrutar con la tripulación de la nave y del camino.

Hay que saber navegar como aquel marinerito del bello romance anónimo escrito muchos años hace ya. Es un bello romance, yo diría que sublime, misterioso y sugerente y que, en mi ya lejana juventud, aprendí cuando el arte de leer se hacía con bellas formas y versos como los que quiero en este momento volver a sentir como propios, pues quedaron tan bien grabados que no sólo se grabó el verso, sino que el sentimiento del marinero quedó cincelado en mi corazón de tal modo que hoy otorgo, como él, la canción que siento y canto a quien conmigo decide compartir pisadas, remos, camino y estrellas.


EL INFANTE ARNALDOS

¡Quién hubiera tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el Infante Arnaldos
la mañana de San Juan!

Andando a buscar la caza
para su falcón cebar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar;
las velas trae de sedas,
la ejarcia de oro terzal,
áncoras tiene de plata,
tablas de fino coral.

Marinero que la guía,
diciendo viene un cantar,
que la mar ponía en calma,
los vientos hace amainar;
los peces que andan al hondo,
arriba los hace andar;
las aves que van volando,
al mástil vienen posar.

Allí habló el infante Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
por tu vida, el marinero,
dígasme ora ese cantar.

Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
yo no canto mi canción
sino a quien conmigo va.

¡No es bonito disfrutar de una canción compartida, que vives en exclusiva, sólo con quien contigo va! Los ojos que no disfrutan de canciones como ésta no ven cómo las estrellas dejan que su rocío gotee sobre tu alma abierta y las gotas recogidas brillen como luciérnagas en la mejor noche veraniega y así tus ojos reflejen la luz y el brillo del alma que el agua le supo dar. ¡No hay como cantar navegando si compartes remo y vela! Amar no es cantar canciones, sino saberlas conservar con el agua de los sueños, las gotas de las estrellas y los alegres despertares para hacerlos caminar.

No busques sólo llegar, pues el camino se hace de estelas sobre la mar. No hay camino más ingrato que el que se tiene que hacer por rutina y por mandato. ¡Camina con libertad! Descubre que caminar es sembrar y disfrutar de la siembra y de su fruto; es tomar la mano de otro y compartir el sendero; es saber mirar al cielo y contemplar los luceros y estrellas que allí pululan salpicando el firmamento; es saber dejar mojarse por las gotas estrelladas; es poner todo tu empeño en remar sin zozobrar; es saberse detener sin perder el movimiento; es sentirte acompañado, mirando dos muy unidos hacia el mismo horizonte; es no apurar el viaje y saber contemplar la riqueza del camino; es no esperar a enriquecer al final de tu camino, pues el andar te da el regalo de tu viaje; es saber envejecer con sueños y con arribes a los puertos y bahías de tu camino; es reponer tus orzas y velas navegando en la tormenta; es descubrirte y descubrir que dentro de tu alma llevas el placer del sentimiento compartiendo tu canción; es aprender que en la vida sólo valen los momentos que se sueñan y se viven paso a paso, sin dejar para mañana lo mejor de nuestro sueño. Es saber que un día es cada día nada más, sin pasado o futuro que lo enturbie y lo haga perecer.

¿Has analizado alguna vez cómo se encuentra y cómo conservas tu medio ambiente interior? ¿Cuidas y efectúas un mantenimiento del mismo? ¿Aportas la responsabilidad individual necesaria que respete tu propio ecosistema y a la vez se integre en el mundo exterior y de los otros? ¿Cuidas tus pozos y tus humedales para que vuelen los sueños naturales y reposen y descansen como ave migratoria? Para todo eso, es necesario que dejes que el cielo te empape y las estrellas te colmen con el rocío de sus gotas.

12:58 a. m.  
Blogger Joana said...

Mil gracias Paloma. Solo puedo decirte dos cosas: la vida es un instante y hay que saborearlo. Son esas pequeñas cosas diarias las que nos hacen sentir felices.
Me alegro de tenerte en mi bloc.

2:41 p. m.  
Blogger paloma said...

este cuento me encanta,siempre quepuedo lo comparto porque creo quela vida es esto:

EL BUSCADOR

Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.
Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada… Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción … “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar… Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
- No ningún familiar – dijo el buscador - ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo ha obligado a construir un cementerio de chicos?.
-
- El anciano sonrió y dijo: -Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré: cuando un joven cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí, colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la izquierda que fu lo disfrutado…, a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo. ¿ Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?…¿Una semana?, dos?, ¿tres semanas y media?… Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿El minuto y medio del beso?, ¿Dos días?, ¿Una semana? … ¿y el embarazo o el nacimiento del primer hijo? …, ¿y el casamiento de los amigos…?, ¿y el viaje más deseado…?,¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…?¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿horas?, ¿días?…
- Así vamos anotando en la libreta cada momento, cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido.
-
JORGE BUCAY

3:21 p. m.  
Blogger Robertinhos said...

he decidit mirar els inicis dels pocs blogs que miro a poc a poc. He començat per tu, per ser, junt amb la Sidlia, els primers que em vàreu animar amb els vostres comments a tirar endavant un bloc que encara que no gaudeix de molts lectors, els considero de molta qualitat

una pregunta, encara seguiu col·laborant tu i la petita artista de la casa?

l'artista de la casa és una amant de la xocol·lata?????

1:08 a. m.  
Blogger Joana said...

Robertinhos,
.... I de la fotografia!!!! ;)
Una abraçada!

12:57 p. m.  
Blogger Robertinhos said...

em sembla que m'estic enamorant!

jajajaja

;)

12:47 a. m.  
Blogger Joana said...

Jajajajaj... De la de la foto?
és wapíssima...porta els meus gens ;)
Gràcies wapo1

1:38 p. m.  
Blogger Robertinhos said...

jajajaja...
i també la teva modèstia?

8:11 a. m.  
Blogger Joana said...

Rober,
Sóc modesta ...però els gens són els gens. Aquí no hi puc fer res!
Una abraçada!

8:23 a. m.  
Blogger Robertinhos said...

a sota de Llum de Dona tindries que posar Orgull de Mare. ;P

bona combinació genètica, llavors!

per cert, encara seguiu col·laborant l'amant de la fotografia i la xocol·lata i tu?

5:15 a. m.  
Blogger Robertinhos said...

ups, sé la resposta...

bé...em pots rerespondre si vols...

5:16 a. m.  
Blogger Joana said...

Es dedica a descobrir ... la vida i jo escric mentestant, bocins de vida...
La intenció era bona però aquestes col.laboracions costen sobretot a aquestes edats.
una abraçada!

6:58 a. m.  
Blogger Robertinhos said...

segurament a ella no li motiva això dels blogs. Si tu vols la connexió, no esperis que ella s'adapti al que a tu t'agrada. Adaptat tu al que ella li agrada. crec Joana que t'equivoques, les col·laboracions no són cosa d'edats, sino d'afinitats. I en això dóna igual el lligam sanguini.

crec que tu escrius els que has descobert, alguns bocins, però que continues descobrint la vida a cada pas. Qui t'anava a dir que estaries discutint amb algu a qui quasibé li dobles l'edat? (possiblement.......)

8:42 a. m.  
Blogger Joana said...

Sí Rober,
ja sé que és qüestió d'afinitats, però va ser una prova i no ha anat del tot malament. Ella va en una direcció totalment diferent, i és normal per la seva edat, Jo només vaig posar l'ham, sense cap imposició. El cas és que hi ha un canvi i això ja em satisfà.
L'edat? Sempre aprenc dels més joves i no tant joves. Només és un número per a mi. Com dius lo important són les afinitats!
Una abraçada!

12:24 p. m.  
Blogger Robertinhos said...

està obert a apendre dels nens i dels avis (i també en femení) és una de les majors virtuts que hom pot gaudir a la seva vida.

si el blog va servir per apropar-vos ja és més del que m'ha servit a mi el meu.

i això em du a la pregunta...

de què serveix el nostre blog?

9:32 a. m.  
Blogger Joana said...

Segurament per projectar-nos amb dèries incloses,vivècies,imagnacions...esmicolant la vida...queno és poc!
Nanit!

3:00 p. m.  
Blogger Tondo Rotondo said...

Potser la millor manera de felicitar-te pel teu sant és anar a l'inici... a l'inici d'aquest reguitzell de posts amb que d'una manera o altra sempre m'hi he identificat.

Una abraçada

9:46 a. m.  
Blogger Joana said...

És una manera especial de felicitar-me Tondo i original.
Queden lluny els inicis però encara tinc il.lusió i m'agrada trobar-te aquí i molt!
gràcies Tondo, de tot cor!
Una abraçada!

12:13 p. m.  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home